Bebés arcoiris

Cuando unas personas están esperando entusiasmadamente el nacimiento de su hijx, pero lx pierden por complicaciones en la gestación, en el parto o incluso una semana después de nacer, se van a enfrentar a un duelo.

Como cualquier duelo, tiene una serie de fases de superación que cada unx gestiona a su modo, pero, cómo ya hablamos en el artículo “Duelo gestacional y perinatal” de este blog, cuando la pérdida del/la hijx se produce en este momento, el entorno, con el tiempo, tiende a desautorizar este dolor, costándoles mucho entender que alguien viva un duelo gestacional como cualquier otro tipo de duelo. Lxs propixs padres y madres terminan por invisibilizar este dolor, dificultando aún más su superación.

En estos momentos, la gente tiende a utilizar frases hechas (“Es mejor que haya pasado ahora y no más tarde”, “Todavía tenéis tiempo de tener más”, “Nada, ahora a por otro”,..) que no demuestran más que lo complicado que les resulta empatizar con ese dolor, sobretodo cuando se prolonga en el tiempo.

Estas frases bienintencionadas no suelen tener el efecto esperado en quien las recibe. Para ellxs es un momento oscuro y muy doloroso. Necesitan expresarlo (hablando, llorando,..), aceptarlo y darle su lugar en su vida. Esto pueden hacerlo de muchas maneras, dependiendo de cada unx. Pueden despedirse y olvidarlo o que forme parte de su historia, guardando recuerdos, incluir fotos o ecografías en el hogar y hablando de él/ella con naturalidad. A éstxs se les denomina “bebés estrella”, haciendo referencia a que se encuentran en el cielo, brillando por sus progenitorxs.

Cuando, una vez pasado este mal temporal, se da un nuevo embarazo y llega a sus vidas un/a bebé, es cuando recibe el nombre de “bebé arcoiris”, haciendo mención a la alegría de poder disfrutar del sol tras la lluvia.

Algo que caracteriza a todxs estxs bebés arcoiris es la preocupación que experimentan sus progenitorxs durante todo el embarazo y parto, con un posible desapego inicial como medida de autodefensa ante posibles complicaciones. El temor a volver a pasar por lo mismo hace que muchxs madres y padres se replanteen el volver a intentarlo o lo dilatan bastante en el tiempo.

Un proceso de duelo adecuado permite entender la individualidad de cada ser y poder proyectar en cada unx de ellxs unas emociones y sentimientos particulares, evitando, de este modo, la sustitución de unx por otrx. Para ello es importante el apoyo del círculo más cercano y el poder facilitar la expresión emocional, aceptando el modo en el que mejor hayan podido avanzar.

Escrito por: Inma Ríos (psicóloga, sexóloga y terapeuta de pareja)

Foto: Pixabay.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s