Epigenética

La epigenética se definió en un principio como “la rama de la biología que estudia las interacciones causales entre los genes y sus productos que dan lugar al fenotipo”. El epigenoma es dinámico y reversible y se refiere al conjunto de elementos que regulan la expresión de los genes sin alterar la secuencia de ADN. Se trata entonces de la acción moduladora que tienen los genes por la influencia del ambiente. Hábitos de salud como el tipo de nutrición o el consumo de tabaco pueden activar o inhibir genes.

Cuando hablamos de epigenética en reproducción asistida nos referimos a la influencia que ejerce la biología y los hábitos de la mujer portadora de un embrión que no posee sus genes (ovodonación o subrogación de útero) sobre el genotipo de éste y su posterior manifestación fenotípica. Existen ciertas enfermedades que si la madre portadora desarrolla o padece durante el proceso de gestación puede transmitir al bebé, como la diabetes y la obesidad, lo que a su vez aporta la posibilidad de evitarlas en estos casos.

Se están produciendo grandes y rápidos avances en este terreno, generando alguna que otra controversia, pero hay que reconocer que amplía mucho las miras y las oportunidades de la reproducción humana.

A muchas madres por ovodonación se les plantean miedos e inseguridades asociadas a cómo entendemos la paternidad en nuestro contexto actual. La “necesidad” metafísica de que nuestros hijos se parezcan a nosotros y de la existencia de un vínculo sanguíneo y genético (más allá de lo relacional y circunstancial), dejando un legado tras nuestro paso por el mundo, nos hace plantearnos si vamos a sentir a ese hijo como propio, incluso si lo vamos a querer. Estas ideas irracionales se pueden rebatir con facilidad, pero sus apariciones espontaneas en nuestras mentes van haciendo mella, aumentando el miedo.

Un estudio del IVI sobre la epigenética en estos casos demuestra que sí se produce una modificación biológica demostrable, lo que involucra a la futura madre (más si cabe) en el proceso de creación del bebé, aunque el óvulo sea de otra mujer.

Escrito por: Inma Ríos (psicóloga perinatal, sexóloga, terapeuta de pareja y adicciones)

Foto: Pixabay.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s