¿Cómo vives la lactancia?

Dos hijos tengo y a los dos decidí dar el pecho por diversas razones: porque comprendo lo saludable que es para el bebé, porque me parece comodísimo, porque no tiene coste alguno, porque me hace sentir feliz y porque la situación salió rodada, sin complicaciones y nos entendimos bien desde el principio. Estas u otras razones pueden ser las que tengan otras madres y familias para dar el pecho, pero disponemos de más opciones a nuestro alcance.

Existe cierta controversia con respecto a este tema y muchos defienden su posición con argumentos simplistas, que acaban siendo dictadores de nuestra forma de actuar: “hay que dar el pecho porque es lo natural y más sano”, “no hay que dar el pecho porque la mujer tiene que desarrollarse más allá de la maternidad”.

Bastantes preocupaciones tenemos los padres cuando un bebé llega a nuestras vidas, como para vernos presionados por estos mensajes de familiares, amigos, profesionales y personajes públicos.

¿Qué necesidad hay de forzar las cosas, de realizar algo que no nos hace felices? La clave está en conocer las opciones, elegir aquella con la que te encuentres más cómoda y tener la libertad de revalorar tu decisión según las circunstancias.

La leche materna deja de ser tan saludable cuando la madre se ve sometida a un nivel de estrés, dificultando así el apego con su bebé.

Si no estoy de acuerdo con ninguna imposición en este sentido, ni que decir tengo con respecto a dar el pecho en público.

La ignorancia y la intolerancia van cogiditas de la mano y tienden a ser muy atrevidas. Deberíamos preocuparnos más en saber empatizar con las personas y menos en criticar las decisiones alternativas a la nuestra. Aún así, que cada uno opine lo que quiera siempre y cuando entienda que es su decisión y sus circunstancias y no las de los demás.

Así pues, levanto mi copa y brindo por aquellas mujeres que deciden dar el pecho, por aquellas que prefieren el biberón, también por las que deciden cambiar de estrategia ante los problemas y por las que, a pesar de ellos, siguen adelante con su decisión, brindo por las que adquieren leche de otras madres, por las que combinan todas las posibilidades, por los padres y parejas que las apoyan y, sobre todo, brindo por aquellas personas que no critican las decisiones de una madre.

Escrito por: Inma Ríos (psicóloga)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s